Ni sirena, ni ballena

Hace tiempo (exactamente 2 años) quería encontrar algo así, imagino que muchas de ustedes que me leen ya son mamás, en proceso de serlo o tienen alguien cercano que si lo es; muchas ya se habrán topado con esta imagen, con ese cliché de ser no sólo la mamá sinó también la mujer perfecta y no nos damos cuenta de que aquello es tan solo una frivolidad impuesta por el mundo, no nos damos cuenta (hasta que) nos aceptamos y comprendemos que lo que nos a tocado es parte de nosotros y quienes nos quieren nos aceptan como tal.

Ahora que mi hijo mayor tiene más noción de algunas cosas (bueno no quiero decir que el pequeño no las tenga) ok, me retracto, ahora que el mayor puede expresarse con palabras, pone la voz en alto y me dice mamá por que tienes la panza grande? (ufff no saben el peso del que me estoy librando en estos momentos 🙂 ….y es que todas las mujeres sabemos que nuestro cuerpo cambia durante el embarazo y algunas (privilegiadas) la naturaleza y los genes claro está les devuelve el cuerpo latino caribeño que siempre tuvieron :O

Cuesta tomar en cuenta que algunas cosas no volverán a su lugar :S ni serán las mismas de antes, pero está en nosotras mirarnos al espejo y ver que aquella mujer (algunas con cicatrices llamadas marcas de guerra) sigue siendo la misma, en esencia y alma (ya, ya quizás no en cuerpo) de seguro mucho mas fuerte que antes, esa mujer que vees ahí (si, esa mismita) eres tú, recargada (quizás aún no reencauchada como quisieras)
 y con muchas ganas de vivir y sentirse raaaaaaagia a su manera y es que a estas alturas de la vida como dice la canción a quien le importa lo que yo haga lalala

Así que ni barbie, ni sirena; ni robusta, ni ballena simplemente MUJER con todas sus letras.