Eres a lo que yo llamo: Mi bebé Arcoiris

Alguna vez escuchaste hablar acerca de los bebés arcoiris? Seguramente si tuviste un embarazo a término no, pero todas aquellas personas que pasaron por la pérdida de un bebé y luego tuvieron la dicha de recibir la gracia de uno nuevo lo sabrán perfectamente.

Mientras escribía este texto, investigué mucho acerca de este concepto con el que se suele conocer a aquel niño que nace después de una pérdida y después de darle muchas vueltas acerca de usar ese término en mi vida, ya que no atravesé (Dios mediante) por ese proceso, si lo siento muy cercano el hecho de relacionarlo con una pérdida.

El concepto en sí, trata de que un bebé arcoiris aparece en la vida de alguien para llenarla de luz, está relacionado con una pérdida y bueno yo sentí durante muchísimo tiempo la pérdida de un ser querido muy cercano como ya ustedes saben, mi hermana menor, este término me lo atribuyo a título personal con el permiso de todas aquellas madres que si perdieron un bebé, pero todo lo que trae este nuevo ser en la vida propia, incluso en la de los mas cercanos no tiene palabras.

Mi bebé, al que yo lo llamo arcoiris no me niega que antes hubo una gran tormenta que azotó mi vida y que durante algún tiempo estuve navegando en la tempestad, este bebé viene a recordarme que hay luz en medio de esas nubes oscuras que a veces te cuesta disipar; viene a darle ese toque de color, de energía, mas vida a la vida que ya tenemos y a veces se nos olvida que la vivimos.

Entonces pues, este es mi pequeño bebé arco iris (todavía dentro mío), nos enteramos justo en el preciso momento en que se cumplía un año de nuestra sentida pérdida, no sé que es lo que me querrá decir, siempre se lo pregunto a ella, quizás que la vida continúa, que podemos seguir mirando hacia adelante. Llegó a mi hogar, a nuestra familia como un símbolo de esperanza o quizás simplemente sea la fuerza que necesito para seguir adelante.

Lo que sea que fuese, sé que será para mejor, como todas las cosas que nos pasan en la vida y hoy lo celebro, en casa lo esperamos y desde ya lo amamos.

Un abrazo,